El cuerpo humano es una máquina perfectamente diseñada para funcionar y adaptarse a los cambios que nosotros mismos lo sometemos. Cuando se habla de ganancia en la masa muscular, la atención se centra, principalmente, en los suplementos, las proteínas, las creatinas, los aminoácidos y un sinnúmero de productos que nos ofrece el mercado, pero se nos olvida que para que el cuerpo logre esa llamada hipertrofia, que es lo que casi todos los que frecuentan un gimnasio buscan, o en términos más coloquiales “crecimiento del músculo”, este requiere mucho más que solo suplementos.

En sí, estos productos son una buena opción para complementar y suplir todo aquello que la alimentación diaria no logre. Sin embargo, por sí solos no ayudarán a lograr esa ganancia de masa muscular, deben hacer parte de un conjunto de estrategias para tal fin, y podemos aprovecharnos de sus ventajas, nutricionalmente hablando, siempre y cuando use correctamente y con la asesoría de un experto en el tema.

En este orden de ideas, para lograr esa hipertrofia se requiere mejora de la calidad del entrenamiento, aumento de hormonas anabólicas (a través de un adecuado aporte de nutrientes al cuerpo, descanso y evitar el estrés) y un superávit calórico, es decir, consumir más calorías de las que se gastan.

Por otra parte, existen algunos aspectos que se deben tener en cuenta para lograr ganancia de la masa muscular:

ENTRENAMIENTO:

  •  Escoger rutinas adecuadas
  • Pensar en calidad más que en cantidad
  • Realiza ejercicios progresivos de sobre carga
  • No exagerar en prácticas cardiovasculares
  • Tener paciencia y disciplina

DESCANSO

  • El cuerpo necesita al menos un día de reposo entre sesiones para reducir los niveles de cortisol.
    Permitir la adaptación del cuerpo a los entrenamientos y dejarlo en condiciones óptimas para afrontar el siguiente entreno.

HIDRATACIÓN

  • Una correcta hidratación ayuda a controlar el apetito y contribuye a la buena digestión para que las células reciben oxígeno.

ALIMENTACIÓN BALANCEADA

  • Aporte correctamente carbohidratos, grasas y proteínas
  • Consumir alimentos cada 3 a 4 horas
  • Seleccionar alimentos saludable
  • Aporte suficiente de fibra, vitaminas y minerales a partir de frutas y verduras

SUPLEMENTACIÓN

  • La ingesta de alimentos depende de la modalidad competitiva de la persona, para cada deporte hay requerimientos distintos.
  • Tener en cuenta el uso y la dosis correcta, en el momento justo, de acuerdo a la necesidad de cada persona.
  • Tener una opción complementaria que permita lograr, rápidamente, el cumplimiento de los objetivos.

De esta manera, podemos concluir que para lograr masa muscular, no basta solamente el entreno, o la alimentación; es un conjunto de acciones que van de la mano, y la suplementación es tan solo una herramienta que aporta al cuerpo todo aquello que exige el entrenamiento y la alimentación por sí sola no cubre.

Colabora para Artemisa:

Dra. Lizeth Urrego, nutricionista dietista, Universidad Nacional de Colombia.