Para que mantener el estómago y el colon sanos, llevemos a cabo algunas sencillas prácticas:

  • Tomemos dos litros de agua al día. El cuerpo está compuesto por lo menos de un 70% de agua y este líquido es indispensable para realizar de manera adecuada funciones fisiológicas y diges- tivas.
  • Bebamos una copa de vino tinto al día.
  • Consumamos alimentos que contengan fibra, como por ejemplo, avena, legumbres, frutos se- cos, frutas y verduras en general (mínimo cinco porciones al día).
  • Comamos poca cantidad varias veces al día a la misma hora. Esto favorece la digestión y ayuda a evitar la sobrecarga del intestino.
  • Mastiquemos muy bien los alimentos y hagámoslo lentamente, esto evita que se fermenten y se generen flatulencias.
  • Practiquemos ejercicio tres veces a la semana como mínimo, como trotar o montar en bicicleta.

     

    A la hora de pensar en armar una dieta para mantener un colon saludable, tengamos en cuenta las siguientes sugerencias:

    Desayuno y merienda. Leche de almendras, infusión de té, manzanilla o menta; pan o tostadas integrales, manzana, pera, zanahoria, mango y papaya.

    Comidas. Caldos y sopas de vegetales o carnes no grasos, pastas y papas cocidas al vapor, arroz, carnes magras (pescado, cerdo, pollo, cordero, ternera, pavo) cocidas al horno o a la plancha, pero no fritas; huevos, verduras, y ensaladas aderezadas con aceite de oliva, de canola, de girasol o de maíz.