Durante siglos, el estudio de la naturaleza ha sido decisivo para aprender a vivir en armonía con la naturaleza, gracias a esto el hombre investiga su propio comportamiento, identifica sus necesidades, logrando comprender el origen de las afecciones y dolencias en la salud.

El hombre moderno continúa promoviendo la investigación como el camino para reconocer los beneficios que brinda la naturaleza para la vida y evolución, siendo vital conocer las virtudes que ofrecen los productos naturales, sean plantas, frutas, esencias, alimentos o suplementos.

De esta manera Artemisa, presenta las descripciones de términos o aplicaciones medicinales utilizadas en diferentes indicaciones o usos de productos naturales, contribuyendo así, al conocimiento de las propiedades y principios activos de origen natural.

Alopatía: Termino utilizado para definir la medicina convencional, ciencia que busca tratar y curar patologías mediante el uso de medicamentos, concentrándose más en los síntomas que en las causas que los originaron.

Balsámico: Es el principio activo que estimula las funciones digestivas y pectorales. Las plantas que poseen estás propiedades son la amapola, el eucalipto y el hisopo.

Colagogo – Colerético: Dos términos directamente relacionados. Se refiere como extractos de plantas que facilitan la evacuación y eliminación de la bilis, y en la mayoría de las ocasiones van acompañados de acción purgante.

Diurético: Es la sustancia que favorece la excreción de la orina, limpiando a la vez los órganos como los riñones, la vejiga, la próstata y los urétes.

Excipiente: Sustancia que se mezcla con los medicamentos para darles consistencia, forma, sabor u otras cualidades que faciliten su uso. Por ejemplo, los jarabes contienen un 25% de glucosa.

Fitoterapia: Se refiere al estudio de las plantas medicinales y sus derivados con una finalidad terapéutica o tratamiento curativo que ayuda a prevenir y aliviar diferentes afecciones.

Homeopatía: Es la especialidad médica o medicina alternativa que se basa en el principio que “lo semejante cura a lo semejante”. La homeopatía estimula y restablece la capacidad de sanación de cada individuo.

Inflamación: Es una reacción o respuesta del sistema inmunológico a lesiones e infecciones provocadas por virus o bacterias. Se presenta con dolor, hinchazón, enrojecimiento y/o aumento de temperatura de la zona afectada.

Metabolismo: Es el conjunto de procesos y reacciones bioquímicas que se dan en el organismo, a partir de la utilización de los alimentos. Comprende la transformación de las sustancias orgánicas nutritivas, su asimilación y utilización, así como la eliminación de los desechos de los nutrientes que se encargan de la construcción de sustancias, tejidos y sistemas para el suministro energético requerido por el organismo en todas sus funciones.

Liposoluble: Se refiere a las sustancias que se pueden disolver en un medio graso, en aceite u otros solventes orgánicos. Este término se aplica para las vitaminas A, D, E y K.

Patógenos: Se define como un agente biológico externo que es capaz de producir daño en el cuerpo, a partir de enfermedades o daños visibles en el organismo.

Sinergia: Es el incremento de la acción de dos o más sustancias. Es una acción armónica con un efecto superior, y que logra potencializar o mejorar los resultados de un tratamiento.

 

Fuente y apoyo bibliográfico:

Diccionario de la Naturaleza y de la Vida.

Manual el Milagro de las Plantas: Aplicaciones Medicinales.