¿Para qué sirven los antioxidantes?

Los antioxidantes son moléculas, principalmente vitaminas y oligoelementos, que actúan eliminando el exceso de radicales libres, los cuales pueden llegar a causar daño a la piel, provocando una degradación progresiva de las paredes celulares.


Como explican desde la Academia Americana de Médicos de Familia, con el tiempo estos radicales libres pueden causar una reacción en cadena en el cuerpo que daña componentes orgánicos importantes, ADN y parte de las células. Algunas células pueden recuperarse pero otras quedan dañadas de forma permanente.

El cuerpo humano utiliza los antioxidantes para estabilizar los radicales libres, lo que evita que causen daños a otras células. Sin embargo, los antioxidantes pueden proteger y revertir el daño causado por la oxidación hasta cierto punto.

¿Dónde se encuentran los antioxidantes?

Los antioxidantes se encuentran en la leche materna y también bajo otras formas:

• Los antioxidantes naturales tales como el betacaroteno (pro-vitamina A) están presentes en: zanahorias, mango, tomates, melón, melocotón y espinaca.

• La vitamina E (tocoferol) es un antioxidante que se encuentra en muchas frutas y vegetales como: aguacate, boniato, espárragos, espinaca, tomates, brócoli, moras y zanahorias.

• Las fuentes de alimentos que contienen vitamina C (de mayor a menor cantidad) son: grosellas, pimiento verde, kiwi, limón, fresas, coliflor, coles de Bruselas, naranja, tomates, nabo y melón.

• Las fuentes alimenticias que contienen selenio son: carne, pescado y cereales integrales. Las propiedades de las verduras dependen también de la tierra en la que se cultivaron.

• Los flavonoides son compuestos polifenólicos que se encuentran en frutas, vegetales, té verde y vino. Son considerados excelentes antioxidantes. Es así como el té verde y sus polifenoles, controlan los radicales libres. Además, sus componentes impiden la adherencia de lípidos (grasas) en los tejidos y su absorción en el tracto digestivo.