Los antioxidantes son sustancias que reaccionan químicamente con los radicales libres y lo hacen inofensivos, al mismo tiempo impiden su producción y previenen o retardan el daño oxidativo que es el causante de la inflamación, el envejecimiento y la muerte celular.

La incapacidad de nuestro cuerpo para neutralizar los radicales libres a los que nos exponemos diariamente nos obliga a recurrir a alimentos y a suplementos vitamínicos y minerales con las propiedades antioxidantes capaces de neutralizarlos.

La mayoría de los antioxidantes se encuentran en los alimentos vegetales. Por eso es tan importante incluir frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta.

Entre los antioxidantes más efectivos por bloquear el efecto perjudicial de los radicales libres y proteger nuestras células de la descomposición están el selenio, el zinc, el cobre, el magnesio. La vitamina E (alfa-tocoferol), la vitamina C (ácido ascórbico) y los betacarotenos (provitamina A).

La vitamina E, por ejemplo, es considerada ‘la primera línea de defensa’ contra el daño en la membrana de las células que causa la oxidación del organismo. Esta vitamina penetra en las membranas y elimina cualquier radical libre que trate de pasar.

El organismo constantemente remplaza las células viejas y gastadas por otras nuevas, y se necesita la vitamina A (betacarotenos) para producir estas nuevas células.

El selenio es un micromineral antioxidante que previene las reacciones excesivas de oxidación, protege contra enfermedades cardiovasculares, estimula el sistema inmunológico, disminuye el proceso de envejecimiento celular y se asocia con la prevención del cáncer.

Si la dieta es rica en todos estos nutrientes hay una mayor protección y no se necesitan los suplementos. Pero si, como suele suceder con las dietas actuales, la alimentación es poco variada o estamos en una etapa o situación de mayor requerimiento: crecimiento, actividades deportivas intensas, embarazo, envejecimiento o enfermedad, podríamos carecer de ellos y por lo tanto, se hace necesario un aporte suplementario de antioxidantes, particularmente vitaminas y minerales.

Colabora para Artemisa:

Dr. Felipe Alejandro Lora L.

MD Medicina Ayurvédica Biológica